Especies de pesca en los Pirineos

Los pirineos albergan una gran cantidad de aguas habitadas por truchas y salvelinos

Lo pasé muy bien y además vimos más truchas de las que pensaba que pudiéramos ver!!!...

Antonio Cruellas (Fraga, Huesca)

Especies de pesca autóctonas de los pirineos
  • Trucha común autóctona

  • Trucha fario

  • Salvelino

  • Trucha arco iris

  • Barbo

Trucha Común de origen Mediterráneo

La Trucha franjeada autóctona de los Pirineos es tan rápida como la trucha Yamame o quizás más!

Revista Fly Fisher Japan (JAPÓN)

Conocida también en algunos entornos de pescadores como Trucha Zebra o Trucha Franjeada, se trata de una Trucha Fario de vertiente Mediterránea que habita entre otras, las aguas de los Pirineos españoles de la cuenca hidrográfica del Ebro, que desemboca al mar Mediterráneo.

Pesca de truchas en los PirineosEl eco tipo Grupo Mediterráneo-Caspio es el grupo más “antiguo” que probablemente habitó en los ríos que desembocan al Mediterráneo hasta el Mar Caspio. Seguramente fue aquí donde se refugió la trucha durante la invasión de Europa por los hielos en el último período glaciar.

Su principal característica es que presenta 4 franjas oscuras en su cuerpo que la mimetizan perfectamente con el fondo pedregoso y una coloración pálida en líneas generales, si bien la coloración viene determinada por el hábitat donde se desarrolle y por su alimentación.

Otra de las características que han podido observar los guías SALVELINUS es que tiene la capacidad de cambiar la intensidad de su tonalidad (especialmente de las zonas franjeadas) dentro del agua en cuestión de minutos. Esta afirmación de cambios de color, que en principio sólo es atribuible a algunas especies de agua salada y que puede parecer que carece de rigor científico, puede ser observada en algunos de los vídeos que tiene SALVELINUS colgados en Youtube.

Se trata de una especie autóctona de trucha presente en estas aguas hace miles de años estando totalmente adaptada al medio.

Las grandes avenidas de agua que se suceden en los ríos de montaña de fondo pedregoso parece que provocan en la morfología de las truchas un sobredimensionamiento de sus aletas pectorales.

Ttruchas en los PirineosEsta característica es especialmente notable en los alevines, que llegan a tener una longitud de aletas de ¼ parte de la longitud total del cuerpo. Si no fuera así no sobrevivirían a estas grandes avenidas de agua.

La otra característica principal de este fenotipo de trucha fario es su rapidez y selectividad a la hora de tomar las moscas. En ocasiones es tan rápida que parece que no están tomando las imitaciones y lo que realmente ocurre es que la clavada no es lo suficientemente rápida.

Tienen una tremenda potencia hasta el punto de que una trucha común mediterránea de 27 centímetros tenga una fuerza similar a la de una trucha fario regular de 40 centímetros.

El tamaño que alcanza está determinado por el hábitat donde desarrolla su ciclo de vida:

En los grandes ríos de los Pirineos y algunos cursos bajos puede alcanzar tamaños hasta de 6 kilos, habiendo capturas excepcionales en ríos de hasta 9 kilos.

En los embalses alcanza tamaños de hasta 10 kilos.

Una vez que supera los 2,5 kilos se convierte en un gran depredador siendo su dieta principalmente peces, cangrejos y grandes ninfas, entre otros.

Sus costumbres territoriales, su selectividad y su tremenda fuerza hacen de la pesca de estos grandes ejemplares todo un reto para el pescador en busca de truchas trofeo.